Posts Tagged ‘barcos’

Jean Marc Cótè (1899)

7 julio 2008

Por un momento vamos a abandonar a nuestro amigo el de la revista de mujeres, pero sin movernos del final del siglo XIX.

En este caso vamos a observar una serie de tarjetas que una pequeña fábrica de cigarrillos encargó a su dibujante, Jean Marc Cótè, en 1899. Los dibujos deberían aparecer en las cajetillas de tabaco durante el año 1900, para conmemorar el cambio de siglo que se iba a producir aunque, según parece, la fábrica quebró antes de que salieran a circulación.

El dibujante despliega una increíble imaginación a partir de los avances científicos de la época y de los cambios que ya habían producido en la sociedad. Resulta muchas veces tierno ver cómo se adapta su visión del futuro a lo que es habitual en su día a día. El ejemplo perfecto es éste:

Esta calefacción con radio es, seguramente, una de las primeras veces en la historia en la que se sugiere el uso de la energía nuclear con fines pacíficos. Por supuesto en aquellos tiempos todavía no se conocía el hecho de que una cantidad de radio suficiente para calentar la habitación sería también suficiente para matar a todos sus ocupantes, pero lo que más curioso me resulta es que ponga el radio dentro de una chimenea. Directamente aplica la misma manera en la que una casa se calienta con leña encendida a la energía nuclear cambiando tan sólo las brasas por un elemento radioactivo.

Si hemos de señalar una obsesión en nuestro amigo Jean Marc es, sin duda, lo relacionado con el aire. A su parecer todo lo que se hacía en 1900 se iba a hacer en el año 2000 de la misma manera, pero por los aires.

En el año 2000 tendremos el mismo tráfico que tenemos en 1900, sólo que volador.

Ojito con el “agente de movilidad”

Después de las risas que, de seguro habrá causado esta imagen es el momento de fijarse en un par de detalles.

En primer lugar fijémonos en los aeroplanos. Aunque hoy en día nos parezca que son anticuados hay que tener en cuenta que son dibujos de 1899, y que los hermanos Wright no volaron hasta 1903. Este aeroplano está dibujado 4 años antes de que se supiese que se podía despegar con un aparato más pesado que el aire. Resulta difícil, sin embargo, imaginarse qué intenta hacer el guardia de tráfico ¿Qué se parasen los aviones en medio del aire? También nos damos cuenta de que el diseño de alas y cola de los aviones se parece al de un pájaro. Resultaba difícil para la época pensar que se pudiese volar de otra manera más que con diseños de pájaros o murciélagos.

También fijémonos en el agente de tráfico. El agente lleva una especie de alas de murciélago que le sujetan en el aire. No parece que lleve ninguna hélice por lo que la única manera que el artefacto que lleva a la espalda le podría mantener en el aire sería aleteando. El agente no mueve las alas con sus brazos ni con sus piernas, así que el movimiento debe provenir de algún aparato no mostrado. El vuelo parece dirigirse con una cola-timón parecida a la que tienen las ardillas voladoras.

En otras imágenes se ven diseños parecidos, como por ejemplo en estos niños robando huevos

O estos bomberos

En otras imágenes sí usa motores de hélice para mover a los aviadores. Por ejemplo en este tenis aéreo

Parece que usan una manivela encima de sus cabezas para dirigir las alas del aparato volador. En cambio estos policías persiguiendo a un contrabandista

Usan unas aletas pegadas a sus tobillos para cambiar de dirección. Esta solución se ve sin duda influenciada por la antigua imaginería que presentaba a Apollo como ser alado con alas en los talones. Los diseños de las alas tanto de los policías como del avión del contrabandista recuerdan a los murciélagos, como no podía ser de otra manera.

Los aviones toman formas variadas, y no sólo se usa un tipo de aparato volador. Por lo que parece en el año 2000 todavía se usarán con profusión los dirigibles para transportar personas o hacer la guerra.

En esta imagen del combate aéreo se observa un dirigible que está protegido en su parte inferior con una especie de barco. Este barco podría proteger al dirigible contra los proyectiles lanzados desde debajo suyo, y estar bien blindado, pero se mantiene el riesgo de que cualquier enemigo destruya el globo. Una idea interesante es que parece que el barco podría flotar por sí mismo, y continuar luchando aún con el globo destruido. El dirigible está motorizado, ya que se ven tres hélices en la cola.

Este diseño, en cambi resulta completamente inadecuado

La imagen pretende un salvamento en alta mar. Es complicado explicar cómo pretenden que los náufragos se suban a un avión en pleno vuelo, además de que el peso adicional de los náufragos haría que el avión cayese más. Sobre todo porque este avión no tiene motor ¡Es un planeador! Los planeadores estaban muy de moda en la década de 1890 y los autores pensaban que se podrían llegar a hacer cosas increíbles con ellos. Hoy en día usaríamos un helicóptero.

¡Un momento! ¡Juan de la Cierva no inventa el autogiro hasta 1923!

Bueno. Eso es cierto a medias. Desde la época de Leonardo da Vinci hay diseños de helicópteros. La única dificultad era conseguir un motor lo suficientemente potente como para que volaran. En esta imagen se ve a un vigía intentando otear algo dentro de las murallas enemigas. Un faro le alumbra y otro aparato volador sale a interceptarlo. Unos momentos angustiosos en una guerra.

Con aviones, globos y helicópteros se puede hacer de todo: Desde una parada de aerotaxis

Hasta un crucero a través de los mares

¿Quién dijo que no se podía hacer exploración de las colonias en África por los aires?

O una simple salida familiar al campo

Aunque si queremos recorrer distancias mayores no hay que olvidar las estaciones de servicio. Por ejemplo uno se va con los niños a cruzar el Canal de la Mancha y a pasar el fin de semana a Londres, pues ha de parar a mitad a tomar algo y a estirar las piernas.

Aunque claro, igual con el planeador teníamos algún problema para volver a despegar, pero parece que los aviones cogen la comida como a los náufragos, al vuelo.

Por último este gracioso aerobús.

Tiene dos hélices. Una se supone que es para el vuelo estacionario y la otra para moverse. Los pasajeros pueden subir “cómodamente” al vehículo que les llevará de París a Burdeos, según el letrero en el propio aeroplano.

Lo que nos deparará el Siglo XX (2)

26 junio 2008

Esta entrada es continuación de la primera entrada de la serie, que puedes encontrar aquí.

Se trata de una serie de predicciones que, en diciembre de 1900, realizó un visionario norteamericano para una revista titulada “Ladies home journal”.

En este capítulo retomaremos las predicciones donde las dejamos, empezando por la

#6 Los automóviles serán más baratos de lo que hoy son los caballos. Los granjeros tendrán camiones automóviles, carromatos automóviles, quitanieves, arados y rastrilladoras automóviles. Un motor de una libra en uno de estos vehículos hará el trabajo de dos caballos o más. Los niños montarán en un trineo automóvil. Los automóviles habrán sustituido a cualquier otro vehículo conocido ahora Habrá, como ya existen hoy en día, vehículos funararios automóviles, patrullas de policía en automóvil, ambuilancias en automóvil, barredoras de calles automóviles. Un caballo con arneses será tan raro, si no más, que lo que hoy en día es un par de animales con yugo.

Me gusta especialmente lo del motor de una libra, que hará el trabajo de dos caballos ¡o más! Lo del trinero automóvil también me parece enternecedor.

#7 Habrá aeronaves, pero no serán capaces de competir con éxito con los coches o los barcos para transporte de pasajeros o mercancías. Serán mantenidos como mortales naves de Guerra por todas las naciones militares. Algunas transportarán hombres y bienes. Otras serán usadas por científicos para realizar observaciones desde grandes altitudes, muy por encima de la tierra.

Esta es bastante buena. Los aviones, para el final del siglo XX, no podrán competir con los barcos en el transporte de pasajeros, pero se mantendrán algunos como mortales armas de destrucción masiva por parte de las potencias militares. Vale, puede resultar razonable si lo asimilamos a los bombarderos, pero en la siguiente nos cuenta cómo será la tecnología militar del futuro.

#8 Naves de Guerra aéreas y fortalezas sobre ruedas. Cañones gigantes dispararán a 25 millas o más, y dañarán en cualquier lugar dentro de ese radio con obuses explotando y destruyendo ciudades enteras. Estos cañones serán apuntados con la ayuda de brújulas cuando sean usados en tierra o mar, y telescopios cuando sean dirigidos desde grandes alturas. Flotas de aeronaves, escondidas con niebla densa, lanzada por ellos mismos mientras se muevan flotarán sobre las ciudades, fortificaciones, campos o flotas. Sorprenderán a la gente bajo ellos lanzándoles rayos mortales. Estas naves de Guerra aérea necesitarán fuertes a prueba de bombas, protegidos por grandes places de acero por encima y a los lados. Estos grandes fuertes sobre ruedas correrán a través de los espacios abiertos a la velocidad de los trenes exprés de hoy en día. Harán lo que hoy en día son cargas de caballería. Grandes excavadoras automóviles excavarán trincheras tan rápido como los soldados puedan ocuparlas. Los rifles usarán balas silenciosas. Submarinos capaces de permaneces sumergidos durante días podrán barrer una flota y enviarla al fondo del mar. Globos y máquinas voladoras llevarán telescopios para ver a una distancia de mil millas con cámara para fotografiar a cualquier enemigo dentro de ese radio. Estas fotografías, tan grandes y claras como si hubiesen sido tomadas desde el otro lado de la calle serán bajadas al comandante a cargo de las tropas.

No me digáis que no resulta tierno imaginarse a los aviones dentro de una nube creada por ellos mismos para evitar ser detectados. Ni que fuesen diesel. Por no hablar de las grandes fortalezas rodantes. Alguno puede pensar que los tanques pueden encajar, pero es claro en hablar de “grandes fortalezas”, y un tanque no es tan grande como para referirse a eso.

Aunque tal vez lo más curioso sea imaginarse a un militar encima de un globo observando al enemigo desde 1000 km. Es cierto que métodos similares se usaron en la primera Guerra mundial, pero trasladarlo al 2000 me parece un poco arriesgado. En todo caso se ha quedado corto con la descripción. Los submarinos no son capaces de borrar una flota de la superficie del mar, sino un país entero en el rato que tardan en llegar sus ICBM al destino.

#9 Las fotografías serán telegrafiadas desde cualquier distancia. Si hay una batalla en China dentro de 100 años las fotografías de los eventos más importantes serán publicadas en los periódicos una hora después. Incluso hoy en día las fotografías se están telegrafiando a distancias cortas. Las fotografías reproducirán todos los colores de la naturaleza.

Un muy buen acierto de este artículo. Desde luego pocos podrían haber imaginado el poder que la imagen de lo que sucede en lugares distantes tendría en el mundo. En la siguiente profundiza todavía más.

#10 El hombre verá alrededor del mundo. Personas y cosas de todo tipo serán llevadas desde el foco de las cámaras conectadas eléctricamente con pantallas en el extreme opuesto del circuito. Miles de millas en un momento. Las audiencias americanas verán en los teatros tras grandes cortinas las coronaciones de reyes en Europa o el progreso de las batallas en oriente. El instrumento que llevará estas escenas distantes hasta casi las puertas de sus casas estará conectado con un enorme aparato de teléfono transmitiendo cada sonido que se produzca en el lugar adecuado. Los disparos de cañones de una batalla lejana se oirán cuando se vean disparar, e incluso los labios de un actor o un cantante lejano se oirán cuando se muevan.

Este también tiene su gracia. El autor no imagina una televisión dentro de cada hogar, sino que piensa que la gente irá a ver las noticias al cine. ¿El motivo? El gran especio necesario para la pantalla y el aparato de teléfono gigante que se necesita para transportar el sonido.

Lo que más extraño me resulta es que parece que no confíe mucho en el desarrollo de los medios de grabación. Es decir, siempre habla de cosas que están ocurriendo a la vez que se ven. Nunca se refiere a noticiarios, sino que parece decir que el público iría a ver las batallas en directo y que los actores o cantantes actuarían en directo enviando el sonido por teléfono y las imágenes por telégrafo. Siendo que la grabación de sonido ya estaba inventada es difícil entender por qué no la tenía en cuenta.

Y esto es todo por hoy. En la próxima entrega, la agricultura, en un mundo sin mosquitos, con fresas del tamaño de manzanas.