Posts Tagged ‘deporte’

Lo que nos deparará el Siglo XX

21 junio 2008

Cada vez que en el calendario se acerca una fecha significativa, ya sea un cambio de siglo, de década o de milenio, es costumbre que todo tipo de medios de comunicación llenen sus páginas con dos temas:

– Balance de lo más importante que ha sucedido en el periodo anterior. Principalmente sirve para horrorizar a los lectores ante los criterios utilizado por los redactores para clasificar la importancia de hechos y personajes.

– Predicciones de lo que sucederá en el periodo poterior. Esta es la parte en la que los redactores dejan volar su imaginación y escriben las cosas más divertidas y apasionantes para el futuro.

En este caso vamos a ver las predicciones de una publicación norteamericana de diciembre de 1900 llamada “Ladies Home Journal”, por el autor John Elfret Watkins Jr. en la que se explica cómo será el futuro durante el próximo siglo hasta 2001.

Enlazo de la excelente página de paleo-future

Algunas de las predicciones son bastante graciosas, aunque muchas otras son sorprendentemente certeras.

Vamos a ir una a una:

#1 Probablemente habrá entre 350 millones y 500 millones de personas al final del Siglo XX en América y sus posesiones.Nicaragua pedirá su admisión a la Unión tras completarse el gran canal. México será el próximo. Europa, en búsqueda de nuevos territorios al sur de nosotros causarán que muchas de las repúblicas de Centroamérica y tengan intención de entrar en la Unión por votación popular.

Hay que reconocer que la cifra casi casi da en el blanco. 300 millones de personas viven actualmente en los Estados Unidos, y si le sumamos los habitantes de todos los países que el menda quería añadir a la Unión seguro que nos salen los 350 millones. Como geopolítico sí que es una joya, aunque hay que tener en cuenta que los chicos de los USA venían de un periodo largo en el que no habían hecho más que expandirse, y parece que el amigo le había cogido afición.

#2 El americano será más alto por una o dos pulgadas. Su aumento de estatura será el resultado de una mejor salud, debido a las enormes reformas en medicina, agua corriente, comida y ejercicio. Vivirá 50 años en lugar de los 35 actuales. Vivirá en las afueras, y prácticamente no habrá casas en las ciudades. Construir en bloques será ilegal. El viaje entre la casa de las afueras y el centro de la ciudad durará sólo unos minutos, y costará un penique.

A mí lo que más sorprendente me resulta de esta predicción es la de alargar la vida hasta los 50 años, además del excesivo optimismo del coste del transporte público.

#3 La gimnasia empezará en la guardería, donde juguetes y juegos estarán destinados a fortalecer los músculos. El ejercicio será compulsivo en los colegios. Todos los colegios y las comunidades tendrán un completo gimnasio. Todas las ciudades tendrán gimnasios públicos. Cualquier persona que no pueda andar 10 millas de una sóla vez será considerado débil.

Lo del colegio y la guardería es bastante divertido, pero hay que reconocer que este tío sabía lo del culto al cuerpo.

#4: No habrán carros en nuestras grandes ciudades. Todo el tráfico estará por debajo o muy por encima de los suelos cuando entre en los límites de las ciudades. En la mayoría de las ciudades estará confinado a grandes vías subterráneas o túneles, bien iluminados y ventilados, o en vías superiores con escaleras móviles que llevan hasta arriba. Estas calles subterráneas o sobre nuestras cabezas estarán ocupadas por vagones de pasajeros de gran capacidad y camiones con ruedas de goma. Subterráneos y puentes (trestles) estarán reservados para los trenes. Las ciudades, por lo tanto, estarán libres de todo ruido.

Atractivo sí que es, pero parece que no podemos hablar de que las ciudades estén precisamente libres de ruido. Tal vez para el siglo XXI.

#5: Los trenes recorrerán dos millas por minuto (N del T. 193 km/h), normalmente; los trenes express a 150 millas por hora (241 km/h). Ir de NY a San Francisco costará un día y una noche en express rápido. Habrá locomotoras eléctricas con forma de cigarro tirando de largos trenes de vagones. Los vagones, como las casas, estarán enfriados artificialmente. En las vías no habrá humo, no habrán cenizas, porque el carbón no será transportado ni quemado. No habrá paradas para recoger agua. Los pasajeros podrán viajar a través de regiones polvorientas o calurosas con las ventanillas cerradas.

Aún es conservador con la velocidad de los trenes, pero hay que reconocerle que en los trenes ha acertado de lleno. Imaginemos cómo debería ser viajar en tren en la época en la que se escribió esto, con todo el humo, el polvo y las cenizas. Hoy en día la gran mayoría de las líneas están electrificadas, y sólo algunas pequeñas y de poca frecuencia siguen funcionando con locomotoras de gasoil.

Por hoy lo vamos a dejar, pero en una próxima entrada tendremos más emociones: Teléfonos gigantes, fortalezas volantes con cañones capaces de destruir ciudades enteras y la extinción de los mosquitos, entre otras.