Posts Tagged ‘vuelo’

A la venta el monopatín de regreso al futuro II

26 julio 2008

Leo en forocoches que están subastando en ebay el famoso patinete de la peli “Regreso al futuro II”. Aquí.

Para el que sea demasiado joven, o haya vivido escondido en una cueva todos estos años la película “Regreso al futuro” (“Back to the future” en el original) fue estrenada en 1989 como secuela de la exitosa “Regreso al futuro”, de 1985, en la que el Michael J. Fox viajaba al año 1955 con una máquina del tiempo de fabricación casera.

El inicio de esta película tiene un argumento que sigue el esquema de la anterior: El protagonista viaja en el tiempo, salva a su familiar idiota (su padre en la primera película y su hijo en la segunda) de ser golpeado y humillado por los malotes de la ciudad y vuelve a casa, aunque luego la trama cambia cuando Martin McFly, que es como se llama el personaje de Michael) compra un almanaque que le permite ganar más pasta en apuestas deportivas que un jugador de la Juve.

Como analizar todo lo que muestra la película acerca del futuro sería duro y largo, y quiero que me dure para más posts, hoy sólo veremos los monopatines voladores.

Aunque la película no esté ambientada en la actualidad sino en 2015 creo que ya podemos asegurar que la levitación que propone no será comercialmente viable para entonces.

En primer lugar hay que señalar que, por lo que parece, el sistema que permite a los aeropatines mantenerse en el aire es el mismo que lo hace con los coches, pero de menos potencia. Al principio de la película se ve a los coches levitar muy alto, como por carreteras aéreas.

No parece que se trate de ningún sistema de levitación magnética, puesto que funciona completamente igual en todas las superficies. Así que lo único que se me ocurre es que funcione con algún tipo de antigravedad.

También es curioso el sistema de propulsión. En los aeropatines básicos  uno se mueve como en un monopatín, con el pie. Pero el que lleva el malote se mueve con cohetes, que le dan aceleración como para moverse el y sus tres amiguetes.

Jean Marc Cótè (1899)

7 julio 2008

Por un momento vamos a abandonar a nuestro amigo el de la revista de mujeres, pero sin movernos del final del siglo XIX.

En este caso vamos a observar una serie de tarjetas que una pequeña fábrica de cigarrillos encargó a su dibujante, Jean Marc Cótè, en 1899. Los dibujos deberían aparecer en las cajetillas de tabaco durante el año 1900, para conmemorar el cambio de siglo que se iba a producir aunque, según parece, la fábrica quebró antes de que salieran a circulación.

El dibujante despliega una increíble imaginación a partir de los avances científicos de la época y de los cambios que ya habían producido en la sociedad. Resulta muchas veces tierno ver cómo se adapta su visión del futuro a lo que es habitual en su día a día. El ejemplo perfecto es éste:

Esta calefacción con radio es, seguramente, una de las primeras veces en la historia en la que se sugiere el uso de la energía nuclear con fines pacíficos. Por supuesto en aquellos tiempos todavía no se conocía el hecho de que una cantidad de radio suficiente para calentar la habitación sería también suficiente para matar a todos sus ocupantes, pero lo que más curioso me resulta es que ponga el radio dentro de una chimenea. Directamente aplica la misma manera en la que una casa se calienta con leña encendida a la energía nuclear cambiando tan sólo las brasas por un elemento radioactivo.

Si hemos de señalar una obsesión en nuestro amigo Jean Marc es, sin duda, lo relacionado con el aire. A su parecer todo lo que se hacía en 1900 se iba a hacer en el año 2000 de la misma manera, pero por los aires.

En el año 2000 tendremos el mismo tráfico que tenemos en 1900, sólo que volador.

Ojito con el “agente de movilidad”

Después de las risas que, de seguro habrá causado esta imagen es el momento de fijarse en un par de detalles.

En primer lugar fijémonos en los aeroplanos. Aunque hoy en día nos parezca que son anticuados hay que tener en cuenta que son dibujos de 1899, y que los hermanos Wright no volaron hasta 1903. Este aeroplano está dibujado 4 años antes de que se supiese que se podía despegar con un aparato más pesado que el aire. Resulta difícil, sin embargo, imaginarse qué intenta hacer el guardia de tráfico ¿Qué se parasen los aviones en medio del aire? También nos damos cuenta de que el diseño de alas y cola de los aviones se parece al de un pájaro. Resultaba difícil para la época pensar que se pudiese volar de otra manera más que con diseños de pájaros o murciélagos.

También fijémonos en el agente de tráfico. El agente lleva una especie de alas de murciélago que le sujetan en el aire. No parece que lleve ninguna hélice por lo que la única manera que el artefacto que lleva a la espalda le podría mantener en el aire sería aleteando. El agente no mueve las alas con sus brazos ni con sus piernas, así que el movimiento debe provenir de algún aparato no mostrado. El vuelo parece dirigirse con una cola-timón parecida a la que tienen las ardillas voladoras.

En otras imágenes se ven diseños parecidos, como por ejemplo en estos niños robando huevos

O estos bomberos

En otras imágenes sí usa motores de hélice para mover a los aviadores. Por ejemplo en este tenis aéreo

Parece que usan una manivela encima de sus cabezas para dirigir las alas del aparato volador. En cambio estos policías persiguiendo a un contrabandista

Usan unas aletas pegadas a sus tobillos para cambiar de dirección. Esta solución se ve sin duda influenciada por la antigua imaginería que presentaba a Apollo como ser alado con alas en los talones. Los diseños de las alas tanto de los policías como del avión del contrabandista recuerdan a los murciélagos, como no podía ser de otra manera.

Los aviones toman formas variadas, y no sólo se usa un tipo de aparato volador. Por lo que parece en el año 2000 todavía se usarán con profusión los dirigibles para transportar personas o hacer la guerra.

En esta imagen del combate aéreo se observa un dirigible que está protegido en su parte inferior con una especie de barco. Este barco podría proteger al dirigible contra los proyectiles lanzados desde debajo suyo, y estar bien blindado, pero se mantiene el riesgo de que cualquier enemigo destruya el globo. Una idea interesante es que parece que el barco podría flotar por sí mismo, y continuar luchando aún con el globo destruido. El dirigible está motorizado, ya que se ven tres hélices en la cola.

Este diseño, en cambi resulta completamente inadecuado

La imagen pretende un salvamento en alta mar. Es complicado explicar cómo pretenden que los náufragos se suban a un avión en pleno vuelo, además de que el peso adicional de los náufragos haría que el avión cayese más. Sobre todo porque este avión no tiene motor ¡Es un planeador! Los planeadores estaban muy de moda en la década de 1890 y los autores pensaban que se podrían llegar a hacer cosas increíbles con ellos. Hoy en día usaríamos un helicóptero.

¡Un momento! ¡Juan de la Cierva no inventa el autogiro hasta 1923!

Bueno. Eso es cierto a medias. Desde la época de Leonardo da Vinci hay diseños de helicópteros. La única dificultad era conseguir un motor lo suficientemente potente como para que volaran. En esta imagen se ve a un vigía intentando otear algo dentro de las murallas enemigas. Un faro le alumbra y otro aparato volador sale a interceptarlo. Unos momentos angustiosos en una guerra.

Con aviones, globos y helicópteros se puede hacer de todo: Desde una parada de aerotaxis

Hasta un crucero a través de los mares

¿Quién dijo que no se podía hacer exploración de las colonias en África por los aires?

O una simple salida familiar al campo

Aunque si queremos recorrer distancias mayores no hay que olvidar las estaciones de servicio. Por ejemplo uno se va con los niños a cruzar el Canal de la Mancha y a pasar el fin de semana a Londres, pues ha de parar a mitad a tomar algo y a estirar las piernas.

Aunque claro, igual con el planeador teníamos algún problema para volver a despegar, pero parece que los aviones cogen la comida como a los náufragos, al vuelo.

Por último este gracioso aerobús.

Tiene dos hélices. Una se supone que es para el vuelo estacionario y la otra para moverse. Los pasajeros pueden subir “cómodamente” al vehículo que les llevará de París a Burdeos, según el letrero en el propio aeroplano.